6 cosas que debes saber del contouring al maquillarte

De seguro ya has escuchado del “contouring”, una técnica del maquillaje que combina los tonos oscuros y claros para esterilizar las facciones. Debes tener en claro que debes saber cómo hacerlo, según la forma de tu rostro, pues si lo haces correctamente, optimizarás tus mejillas, nariz, ojos, labios frente, mandíbula o cualquier zona que quieras resaltar.  Una base que hidrate tu piel, iluminador y polvos obscuros serán tus aliados en esta aventura del maquillaje.

Tres pasos esenciales

  1. Aplica el tono más claro en la parte de tu rostro que quieras resaltar, preferible en el hueso del pómulo y el de la ceja, centro de la frente y puente de la nariz.
  2. Elige el tono más oscuro en las zonas que deseas ocultar (la mayoría prefiere aplicarlo en la parte baja del pómulo, sienes, lados de la nariz y línea de la mandíbula).
  3. Difumina los tonos hasta tener una mezcla homogénea y natural.

Por último, puedes aplicar blush en tus mejillas. Basta con sonreír y utilizar una brocha sobre la parte más pronunciada de tus pómulos. Si te excedes, utiliza otra brocha limpia y rectifica el exceso con polvos sueltos transparentes.

 

Contouring para cada tipo de cara

  1. Rostro redondo

Oscurece ambos lados de tus cejas y debajo de los pómulos para enmarcarlos. Afina tu barbilla con un tono oscuro debajo.

  1. Rostro triangular

Usa un tono oscuro debajo del mentón para acortarlo, así como en la sien hasta la mitad de tu frente.

  1. Rostro cuadrado

Debes iluminar zonas claves: debajo de los ojos, a los lados de la nariz y un poco en la sien. Por último aplica el tono oscuro desde la sien y difumina hacia el centro de la frente.

No se diga más, con estos consejitos, manos a la obra y luce como toda una celebridad y que ¡todos volteen y admiren tu belleza!

 

También te puede gustar: